¿Te gustaría aprender a aplicar el consumo sostenible en tu día a día?

En los tiempos que corren donde la naturaleza parece haberse vuelto en contra de la humanidad, no es de extrañar
que cada vez más, empresas y particulares, nos planteemos diferentes alternativas para seguir nuestro ritmo de vida sin dañar el medio ambiente.

Llevar un consumo responsable de los recursos es una de las grandes medidas que a nivel individual nos podemos plantear para poner nuestro granito de arena en el cuidado del mundo en el que vivimos.

TE GUSTARÍA APRENDER A APLICAR EL CONSUMO SOSTENIBLE EN TU DÍA A DÍA

¿En qué consiste hacer un consumo sostenible?

Esta nueva forma de vida a través del consumo ético, es toda una tendencia que empieza a formar parte de nuestro día a día, con el objetivo de que lo colectivo está por encima de lo individual. Esta manera de consumir de manera crítica y consciente te hará ver que, gracias a tus pequeñas acciones diarias, puedes reducir en gran medida el daño medioambiental.

El consumo sostenible debe abarca todas nuestras acciones diarias, desde las creaciones de hogares más sostenibles hasta un comportamiento más ético a la hora de consumir los recursos naturales como los alimentos, el agua, la luz…

De alguna forma es hacer que nuestras acciones sean beneficiosas para la naturaleza, generándose un círculo cerrado en el que cada uno de nosotros somos un eslabón y podemos conseguir un mundo mejor para todos, a esto se le conoce como Economía Circular.

En 2020 la Unión Europea ha creado un Plan de Acción de Economía Circular donde,  se ha planteado el ecodiseño a través de materiales 100% reciclados para alargar la vida útil de artículos que usamos a diario,  como pueden ser perchas, envases, componentes de automoción, entre otros  y dejar así la menor huella ecológica posible.

A nivel individual también hay sencillas acciones que puedes llevar a cabo para convertirte en un consumidor sostenible que abogue por utilizar y reutilizar de una forma consciente y sincera los recursos de nuestro planeta ¿Sabes cuáles pueden ser esas “sencillas acciones” de las que hablamos?

5 RETOS PARA SER UN CONSUMIDOR SOSTENIBLE

5 retos para ser un consumidor sostenible

  1. Cambia tus hábitos

El envase de las botellas es una de las grandes amenazas para la contaminación ambiental, porque mucha gente no las recicla. Utilizando botellas reutilizables hechas con plásticos reciclados verás verás que estarás aportando tu granito de arena, alejando del vertedero centenares de botellas desechables al año. Por supuesto siempre que por cualquier motivo tengas que usar botellas de plástico, una vez utilizadas deposítalas en el contenedor amarillo.

  1. Reutiliza tus bolsas o utiliza bolsas de tela

Hay multitud de formatos, diseños y tamaños de bolsas. Sin embargo, incluso teniendo este tipo de bolsas de forma gratuita, nos seguimos encontrando a la salida del supermercado a personas cargadas con bolsas de plástico nuevas. Una buena alternativa es reutilizar bolsas de plástico que tengamos en casa o sustituirlas por bolsas de tela. Cada vez es más amplia la variedad de modelos que encontramos en el mercado. De esta forma, además de estar ayudando al planeta, puedes disfrutar de llevar un complemento cómodo, útil y que acompañe a tu look.

  1. Haz tu hogar más sostenible

Algo de lo que se ha hablado mucho en el Plan de Acción de Economía Circular es de los diseños de las viviendas para convertirlas en hogares sostenibles. Por ejemplo, colocar en tu baño el sistema automático que permite el cierre del grifo al poco de retirar la mano del sensor o apostar por toldos, estores o persianas hechos con materiales reciclables que tengan buenas prestaciones y reduzcan el uso de otros aparatos eléctricos para controlar la temperatura.

  1. Apoya a empresas y marcas ecofriendly

Investiga antes de adquirir un producto su composición y también la empresa que hay detrás de su fabricación. Apuesta por empresas y marcas que hagan productos y/o servicios amigables con el medio ambiente. Es una forma de que sigan investigando y prosperando en la consecución de productos cada vez más sostenibles.

  1. Más bici y más transporte público

Reduce el uso del coche privado y da un salto a la nueva era de las bicicletas y los ya conocidos medios de transporte público que han dado un salto cualitativo y cuantitativo en los últimos años. Esta acción tan sencilla no sólo reducirá la contaminación, sino que es una forma de mantenerte en forma sin ni siquiera darte cuenta.

Además, la rápida evolución del servicio de alquileres de coches y motos mediante Apps, así como, las plataformas para poder compartir vehículo ofrecen también una alternativa más ecológica y en equilibrio con el medio que nos rodea.

Ser un consumidor responsable no es una tarea tan difícil ¿no crees?

Te animamos a qué cada día pongas en práctica al menos una de estas 5 acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *